23 junio 2011

Mampato

Escribía hace un tiempo, en otro lugar, que Mampato junto a Papelucho, se encuentra dentro de los recuerdos infantiles más gratos de muchos chilenos. Mucho antes de que la cumbia y el regetón se convirtieran en la distracción mayor de los niños de este flacuchento país, y cuando aún se leía, estos dos personajes divertían y hacían soñar a moros y a cristianos.
Personalmente, me incliné siempre por Mampato, supongo que inconscientemente ya me veía atraido por lo menos políticamente correcto o ese humor un tanto ácido y negroide que se encontraban en sus páginas.

No es fácil vivir y criarse al final del mundo, encerrado entre cordillera y mar, a punta de temblores y erupciones volcánicas. Tal vez a eso se deba este gusto tan nuestro por el sarcasmo y la ironía. Seguramente la fascinación que sentimos muchos por este niño travieso y curioso y por su amigo Ogú, que resolvía todo a golpe limpio, no sea fácil de entender de buenas a primeras.

Mampato fue creado en 1968 por Eduardo Armstrong para la revista del mismo nombre. Inicialmente, los argumentos pertenecían al mismo Armstrong y los dibujos a Oscar Vega, pero luego de un par de números, se hizo cargo de la historieta Themo Lobos, quien le dio ese tono didáctico y entretenido que identificó al personaje. Lobos, además de su talento indiscutido como dibujante, poseía una creatividad inagotable como guionista. A eso hay que sumarle su rigurosidad al momento de crear cada episodio.

En su primera aventura nuestro héroe recibe como regalo de parte de un extraterrestre, un cinto espacio-temporal, gracias al cual puede transportarse a cualquier momento de la historia, pasada o por venir.

Algunas de las siguientes historias las encontré en el muy buen blog Yo soy de la generación de Mampato.


Click
Leer más

10 junio 2011

La Casta de Los Metabarones Jodorowsky - Giménez


Luego de leer “La Casta de los Metabarones”, busco en Internet algo que me inspire a comentar (o fuentes de piratería) para hacer una introducción. Lo primero que encuentro y que me interesa es en Wikipedia y, ¿qué creen? los cómics se publicaron en 9 títulos desde 1992 hasta el 2003!! No puedo imaginarme comprándolos y leyendo uno por año y esperando el próximo por meses.
Pero… ¿qué tiene este cómic de guerreros deformes (tanto física como sicológicamente), naves e incestos? Pues tiene una historia, la historia de cada uno, mutilado por nuestras batallas o por la iniciación que nos autoimponemos, reprimiendo nuestros sentimientos hasta que por fin… maduramos.

El argumento de Alejandro Jodorowsky y los grandiosos dibujos de Juan Giménez, tienen, además, la virtud de sorprender, de encaminar una trama hasta hacerla impredecible, aún cuando tenemos (o creemos tener) la seguridad de conocer su final. Creo que esta obra, al igual que El Lama Blanco, cumple a la perfección el postulado de Jodorowsky: «La finalidad del arte es curar, porque si no cura, no es verdadero».

Las ideas preconcebidas de una trama que nos parece familiar, se rompen en cada tomo. La mente deja sus prejuicios o por lo menos los cuestiona con algunos pasajes de la historia, pero por lo menos caemos en cuenta que hay cómics de profundo valor literario, aunque sean de “ópera espacial”, sin dejar de entretener por supuesto.

Debo reconocer que el relato se vuelve un poco pesado a veces y esas interrupciones de los relatores se hacen un poco pesadas, cuando no son tremendamente cómicas.
Antes de empezar a contarles el argumento, prefiero soltar el teclado y dejar que el profundo simbolismo transformado en dibujos, personajes e historia hagan su tarea en cada uno de los lectores.

La Maldad

Nota: Sigo acomodando las cosas, en este caso cambié los enlaces y el formato, ahora están en Cbr que me parece el mejor para leer los cómics. Además, los subí a Mediafire y al post original, escrito hace ya casi tres años por mi amigo La Maldad, agregué la primera parte de la precuela de la saga llamada Castaka.



Click
Leer más

07 junio 2011

Sobre Arthur C. Clarke, un talento adolescente y wallpapers

Hace algunos años leí en algún lugar que cuando las manías de la persona con la que estás (pareja, amante, novia, etc.) comienzan a parecerte encantadoras y para nada molestas, significa que estás frito, perdón... que estás enamorado, eso quise decir. Pues bien, siendo totalmente auto referente, confieso que una de mis manías (de las confesables públicamente) es la de ser incapaz de mantener una conversación coherente sobre un sólo tema en particular. Se me hace imposible concentrarme en una sola cosa y generalmente empiezo hablando de algo y a los 30 segundos estoy en otro tema, luego otro y otro y posteriormente, como si fuera poco, los mezclo todos y termino con un lindo cóctel totalmente arreglado a mi gusto... para espanto de mis interlocutores.

Todo esto a propósito de tres temas que pueden parecer de lo más alejados entre sí para cualquier mortal (Arthur C. Clarke, un mocoso con talento y wallpapers) pero que, desde mi punto de vista, o sea, de mi manía, son sólo parte de un engranaje que funciona mejor si se mezclan.

Vamos viendo, hace unos días me dio por releer Cita con Rama, una excelente novela de Arthur C. Clarke que leí por primera vez a comienzos de los 90s. Me impactó tanto en aquella ocasión que traté de alargar al máximo su lectura limitándome a sólo algunas páginas diarias (si, lo sé, suena un poco maso pero bue...) Pero no la leía solo, en esos días había llegado a mis manos un caset con grabaciones de Drum'n'bass, algo totalmente nuevo y atrapante que escuché sin cesar y en segundo plano, mientras me dejaba llevar por la narración magistral de Clarke. La cuestión es que leer la novela y escuchar Drum'n'bass se convirtieron en algo inseparables. O bien, al escuchar la música, las imágenes creadas al imbuirme en el mundo de Cita con rama, llenaban mi mente.

Y bueno, como quería revivir las emociones de aquel entonces de manera plena, busqué algo por el estilo que escuchar. Entré a Jamendo, donde suelo perderme y pasar ratos interminables, y no sé cómo ni de qué manera, terminé en la página de StatueOfDiveo, un talentoso chico que a los 13 años ya había editado un disco en su casa. Ahora, con 15 años a su haber, ya tiene varios discos grabados y producidos por él mismo y el futuro se le ve promisorio. Entonces, de pronto tuve de nuevo música de fondo para la lectura, esta vez apresurada y ansiosa, de esa maravillosa novela.

¿Y los wallpapers que tienen que ver con todo eso? Absolutamente nada. Aunque perfecta y fácilmente podría hacer largas y elucubradas asociaciones para llegar a la única e indesmentible conclusión de que sí tienen relación directa las tres cosas. Pero, siendo bien sincero, debo confesar que la verdadera asociación es la fascinación que siento por los fondos de pantalla, me encantan, soy un fanático de ellos. Es más, tengo páginas marcadas que suelo revisar por si han aparecido nuevos. Paso horas (literalmente) viéndolos, seleccionándolos cuidadosamente y descargando los mejores para, al final, quedarme con uno o dos... con suerte. Siempre quise escribir un post sobre ellos pero me daba lata y un poco de vergüenza pero ahora, bueno, aproveché el momento xD

En cuanto a mi manía, debo decir que ya la he asumido plenamente, no me molesta ni trato de ocultarla. Además, hay una persona especial a la que le parece hasta atractiva y, al final de cuentas, su opinión es la que verdaderamente importa, ¿no?

Dejo los enlaces de los libros que tengo de Clarke, a la página en Jamendo de StatueOfDiveo, un par de Wallpapers y la mía de Imgur donde subo los fondos que me van gustando.

Saludos.

Click


Leer más

Calvin & Hobbes




Debo reconocer que soy un seguidor de las peripecias de este parcito. Nacidos de la imaginación y el lápiz de Bill Waterson y utilizando la ironía como telón de fondo, han divertido a millones de personas.

Ya estaba posteado hace tiempo pero tengo la intención de ordenar un poco el lugar y comienzo con estos salvajes. A los enlaces originales, agrego todo lo que he encontrado acerca de la serie, la mayoría en cbr.

Click

Leer más
 

el baúl de mefistum Copyright © 2011 | Template design by O Pregador | Powered by Blogger Templates